Gracias por suscribirte

Cada cierto tiempo, voy a llamar a tu buzón para hablarte de duelo. Mi única intención es acompañarte y que mis palabras te aporten un poco de calma en este momento tan difícil que estás viviendo. 

 

Has recibido un email en tu correo electrónico para confirmar la suscripción. Buscalo y dale a confirmar (mira también en la carpeta de spam, por si acaso). 

 

Y no te preocupes, no soy nada pesada con los correos, sino todo lo  contrario: soy muy prudente y respetuosa con tu tiempo, así que solo me colaré en tu bandeja de entrada cuando crea que puedo serte útil.

Gracias por abrirme la puerta. Deseo que estés bien.